miércoles, 9 de abril de 2014

El mar que vendrá.




Lo malo de elegir es que implica decidir entre opciones  a las cuáles te duele decir que no. Primera lección de economía: el coste de oportunidad. Nunca la entendí, aquello de que si eliges A renuncias a B, en mi concepto pueril de las cosas no existe la renuncia y la vida es un recipiente donde todo suma. Pero no es así, ni siquiera debe ser así. Luego lo dijo Camus, en palabras mucho más bellas, la no elección es el refugio de los cobardes, porque el compromiso es decisión, e implica siempre riesgo y valentía.

Esto es una forma de decir que hay muchas grandes películas que se han quedado fuera de este ciclo y que me hubiera gustado incluir, os hago un breve repaso de ellas como un pequeño catálogo de recomendaciones que siguen la estela del Mediterráneo y también como posible segunda edición o continuación del Ciclo de cine que comenzó el pasado fin de semana:



- Incendies ( Denies Villneueve, 2010) Cánada-Líbano :  Cuenta dos historias distintas: la que se sitúa en el presente es un viaje de dos hijos (Jeanne y Simón Marwan) al Líbano, en busca de un hermano y padre desconocidos como parte de un enigmático encargo póstumo que el notario del testamento de su madre les entrega tras la muerte de ésta. El viaje, en realidad, es la búsqueda de la memoria de su madre, de la mujer que fue y que jamás conocieron en vida, de la desconocida que habito con unas heridas impronunciables. La historia del pasado escenifica la vida de Jan Marwan, su incendio bien podría haberse llamado infierno, la lucha por sobrevivir en un Líbano dividido entre la brutalidad de las milicias cristianas, y las minorías árabes asediadas abandona pronto los detalles políticos e históricos para transformarse en la escenificación de una gran tragedia griega de reminiscencias edípicas: la del individuo invadido por el estallido de la violencia.



 La película está contada con una belleza visual y poética visual poco común, que convierte lo escabroso del material narrativo en algo sutil, monstruoso y hermoso al mismo tiempo, expresado en esa primera imagen en que vemos un niño pequeño en un orfanato con tres puntos marcados sobre el talón del pie, una de las imágenes de la película que se repetirán constantemente y que hacen referencia al talón de Aquiles, a la fragilidad de este personaje. La película está basada en la obra de teatro de Wadji Mouawad Incendies que es la segunda parte de una entrega en cuatro partes titulada La sang des promesses y está dedicada a las madres, y a las abuelas que pueden romper el hilo de la ira.  Una película que propone una solución de los conflictos enquistados muy parecida a la de Manchewski, la restitución de la ley de la sangre por la ley del corazón. 



-Vals con Bashir ( Ari Folman, 2008) Israel-Líbano-Palestina:  Me resulta realmente difícil hablar de esta película en pocas líneas. En primer lugar, es una película que prácticamente estrena un género cinematográfico: el documental de animación. Ari Folman se  basa en un hecho real, su incapacidad de recordar cuál fue su participación personal en las matanzas de Shabra y Satila. El director formó parte del ejército israelí durante la guerra con el Líbano, que apoyó a las milicias cristianas de Bashir en las matanzas de miles de palestinos que se encontraban refugiados en los campos de Shabra y Satila, pero en lugar de recordar los hechos sólo le vienen a la cabeza recordar imágenes oníricas y alucinatorias.


 Al no tener realidad a la que remitirse Folman construye un relato de animación basado en la búsqueda documental de la memoria perdida, de la memoria del verdugo: poética, subreal, pero históricamente algo tramposa, Vals con Bashir va recomponiendo los hechos que rodearon la matanza de Shabra y Satila a través de entrevistas con los soldados implicados, imágenes rescatadas de la memoria de otros, reflexiones sobre los recursos psicológicos de la memoria, y sobre las maneras que tiene la mente de enfrentarse a la escenificación del horror. El relato termina de manera muy contundente con la caída de todos los elementos de protección que el protagonista había interpuesto entre él mismo y la realidad vivida , aunque en el espectador siga subyacente la duda de si la memoria es un factor fiable a la hora de rescatar el relato de los acontecimientos históricos, como sucede con una de las anécdotas claramente adulteradas que uno de los soldados cuenta de un compañero bailando un vals con la ametralladora mientras dispara a los francotiradores, imagen que refleja las debilidades de la memoria  real frente a una memoria poética que pretende salvarse a sí misma a toda costa. 


-In this world ( Michael Winterbottom, 2002) Londres-Afganistán: Ví está película recientemente en un encuentro que organizó la Filmoteca de Barcelona con Michael Winterbottom y del que salí profundamente decepcionada (artículo Winterbottom) por la actitud snob del autor y del público, pero no por la película. En este caso nos encontremos de nuevo ante una película fronteriza entre documental y ficción, puesto que Winterbottom parte de un hecho real: el viaje que realizó el protagonista de esta historia, Jamal, desde un campo de refugiados en Afganistán hasta Londres,  pero este hecho real está acomodado a las demandas de una película de ficción, Winterbottom utiliza escenarios reales y actores no profesionales para recrear y  rodar  la odisea de estos Ulises anónimos  incorporando: guión, fotografía, diálogos etc. Jamal, por una parte interpreta a un personaje y por otra, cuenta su propia historia.

En unas condiciones paupérrimas Nasayat y Jamal salen del campo de refugiados de Afganistán dispuestos a cruzar varios países clandestinamente a merced de las mafias y de las autoridades hasta llegar a Londres. La película nos va mostrando la precariedad de los personajes, su lucha sin retorno por imponer cierta cotidianidad en las circunstancias más extremas a la vez que nos desvela las diferencias culturales y sociales entre los diferentes países árabes que los protagonistas atraviesan: Paquistán, Irán, las montañas del Kurdistán y Turquía. In this world tiene un valor documental único por mostrar sin escatimar en crudeza, una realidad por la que pasamos de puntillas  en las noticias diarias. El título de la película es una advertencia y una exclamación de indignación ante el hecho de  que la inmigración ilegal, la existencia de refugiados sin asilo siga siendo una realidad sin amparo legal precisamente en este lado "desarrollado" del mundo.







-La sal de este mar. (Annemarie Jacir, 2008) Palestina: Es una interesante película palestina, centrada en expresar la sensación de desarraigo de dos jóvenes palestinos con vidas muy diferentes: Soraya, palestina de ascendencia, pero nacida y educada en Nueva York regresa a Ramalah con la única idea de recuperar el dinero y la casa que su família tenía en Haffa (parte del estado de Israel desde 1948). Por otra parte Emad, harto de vivir en los territorios ocupados, limitado y asfixiado por los checkpoints y el constate asedio del ejército ahorra para obtener un visado y marcharse a Canadá. La sal de este mar cuenta con una fotografía muy delicada que va descubriendo al mismo ritmo que los protagonistas las delicias de la tierra perdida. Es la historia de unos personajes a los que el territorio les ha condicionado la vida,  que zozobran entre la  asfixia y la búsqueda de respuestas, entre la confrontación directa  y la huida. Soraya y Emad se envuelven en una road movie que tiene mucho de nouvelle-vague-amour-fou a la palestina pero que explica el origen del conflicto no sólo como una consecuencia de la política expansionista del ejército israelí, sino como algo que se deriva del propio momento fundacional del Estado de Israel:las fronteras de 1948 que supusieron el exilio y la pérdida de propiedades para miles de palestinos, entre ellos, los abuelos de la protagonista. La película aboga por una clara reivindicación del regreso de los exiliados del 48, momento también conocido como la Nakba, término que se utiliza para designar el éxodo palestino y cuyo significado en árabe se traduce como "desastre" "catástrofe".



No hay comentarios:

Publicar un comentario