jueves, 18 de junio de 2015

Poltergeist: remakes y fantasmas golpistas. Leviathan, The Congress y Fuerza Mayor.

El futuro no nos hace. Somos nosotros los que nos hacemos
cuando luchamos por cambiarlo .
Paulo Freire 




Esta semana me ha asaltado por sorpresa el acoso y derribo contra los miembros del gobierno de Manuela Carmena en Ahora Madrid. Parece que los fantasmas no resucitan únicamente en el cine y que nos quieren vender que el terror procede de las nuevas tecnologías cuando quizás lo que ocurre, como en la película, es que hemos construido nuestras instituciones sobre un cementerio de elefantes.




Hay que estar muy alerta para no acabar tiñendo nuestros blogs y nuestra moralidad de una intencionalidad bienpensante y un dedo inquisitorial. Desde Redrum creemos que el mundo de la cultura tiene que implicarse contra este ejercicio de espiritismo histórico que quiere retrotraernos a la atmósfera del 36 y decir bien alto que todos somos dianas en el objetivo de un sistema dispuesto a poner a funcionar su maquinaria pesada al servicio de los intereses autoritarios.

Por supuesto, también hemos hablado del cine,  del esperado remake de Poltergeist de Gil Kenan y sus diferencias con el clásico de (digámoslo claro) Spielberg: el suspense y el retrato de la clases medias, la familia como foco neurálgico del terror, el miedo infantil y la crisis de la familia tradicional. Todos los elementos  que desaparecen en el remake  y son intercambiados por una orgía de tecnología digital y efectismo fácil.














Recomiendo tres películas interesantes y distintas: Leviathan (Andrei Zvyagintsev) un bellísimo retrato sobre el abuso de poder y la corrupción en Rusia que ha levantado ampollas en el ministerio de cultura de Putin,  Fuerza Mayor (Ruben Ostlund) una comedia sueca que narra la historia de una familia que va a pasar unas vacaciones esquiando en  los Alpes suizos cuando les sorprende una avalancha de nieve controlada que desata distintas reacciones entre sus miembros: la anécdota se convierte en el centro del relato y desata toda una crisis matrimonial sobre las expectativas, la sinceridad y la reparación del daño en la pareja. 

Por último también recomiendo The Congress (Ari Folman) una película a medio camino entre la fantasía y el drama que si bien no acaba de estar del todo bien construida propone  una reflexión interesante sobre lo real y sus distintas consistencias.



Todo eso en podcast de esta semana.

Bienvenido a la disidencia fílmica. Cualquier parecido con la realidad no es casualidad, es voluntario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario