viernes, 17 de julio de 2015

Sils María; la niebla y el tiempo.












La serpiente de Maloja es un fenómeno climatológico exclusivo de una pequeña población de los Alpes, Maloja, situada en la zona de Sils María. Se trata de unas nubes extrañas que descienden por debajo de las cumbres de las montañas, casi atravesando los valles y formando una capa espesa de masa blanca similar a la forma de un reptil que se va alargando por el interior del valle. Este fenómeno fue captado  en el año 1924 por el documentalista Arnold Fanck en el documental “ Das Walkenphänomen vom Maloja”. La obra de este pioonero es desconocida en parte por su singularidad, pero sobre todo por su colaboración abierta con la propaganda nazi. Los fenómenos atmósfericos son como las emociones. O más bien al revés, las emociones son fenómenos atmósfericos que del mismo modo que la serpiente de Maloja nos acechan se alargan a través de nosotros, nos atraviesan, anticipan sucesos y desaparecen. En este caso la llegada de la serpiente es identificada por los habitantes del lugar con la llegada del mal tiempo, del invierno. Algo que el hombre contemporáneo ha convertido en un presagio de malos tiempos, de desgracias. La niebla enturbia la mirada y distorsiona las coordenadas del espacio y tiempo, donde parecía que caminábamos recto lo hacíamos torcido, el atajo era en realidad un pesado camino, y el camino de llegada era y es siempre un camino de regreso.





A una conclusión parecida llegó Nietzsche cuando escribió, precisamente envuelto de las nubes de Sils María, su teoría del eterno retorno. Una encuesta etnográfica realizada en el año 2010 demostraba que una de las cuestiones que más preocupaba a los estudiantes respecto a los temas que estudian en su formación escolar es si la historia se repite. Hay quien cree que lo que Nietzsche quiso decir fue que el ser humano siempre regresa a su punto original, pero la reflexión se extendía a un sentido colectivo. Por encima de las nubes de Sils María Nietzsche creyó comprender, en un episodio de inspiración febril, que el camino que realiza el ser humano por el deambular de los siglos es siempre el mismo, circular y tendente a repetirse una y otra vez sin posibilidad de escapatoria, como si la historia estuviese contagiada de una niebla perpetua que confunde principios y finales, finales y principios.








La película de Olivier Assayas “Las nubes de Sils María” es la historia de dos personajes, que a la vez son dos actrices, dos tiempos ( el tiempo acabado simbolizado en el nombre de la actriz adulta Maria Enders, y el tiempo valiente de la joven ayudante Valentine) y dos maneras de entender la cultura ( la alta cultura francesa encarnada por Juliette Binoche, y la cultura popular y el fenómeno viral de la que es heredera Kristen Stewartt). Pero sobre todo, “Las nubes de Sils María” es una historia sobre cómo esos personajes quedan afectados por un determinado estado atmosférico que son las propias nubes del lugar, el texto teatral que ensayan, la araña que se cierne sobre sus propias vidas mezclando presente y el futuro, la realidad y la ficción en un único tiempo; el no tiempo, en un único espacio; el discurso; y en un único personaje: un sólo ser : la actriz, en dos momentos distintos de su vida, la historia es destino. 



Densa y confusa como la niebla que contienen sus imágenes, como si cada palabra de su texto pesara, la película disecciona las inseguridades y las heridas de esa cronología , del tiempo joven y el tiempo maduro en una corriente unida por la serpiente, que teje el círculo de la espiral perpetua.

¿Este es un mundo en el que ya no hay sitio para quien decide vivir ajeno a su tiempo? Algo que también se planteó el propio Nietzsche en “Consideraciones Intempestivas” cuando afirmaba que para “ver” el tiempo presente es quizás necesario estar un poco desencajado de él, ajeno a él, no implicarse en su ritmo febril, sorprenderse ante su aceleración histérica, resguardarse de sus ruidos fugaces ¿Se puede vivir en “la nada” como el personaje interpretado por Juliette Binoche? ¿Somos el resultado de nuestras propias profecías?


Iba pensando en todo esto a la salida del cine, cuando sin darme cuenta me di de bruces con el portal de su casa, o el portal que había sido su casa, o el portal de la casa de sus padres, porque la verdad es que hace ya años que no sé dónde vive. Pero recordaba ese portal y esa casa porque hay itinerarios de las ciudades que una esquiva, evita o celebra . Y en mitad de esa noche de verano, vi las nubes pegarse al asfalto de la calle con una humedad dudosa y vi extenderse silenciosamente la serpiente de Maloja a lo largo de desiertas avenidas de palmeras donde una vez fuimos niños y fuimos adolescentes y fuimos felices de una manera destructiva y antisocial pero al fin y al cabo, nuestra. Porque entre nosotros y nosotros mismos la vida nos obliga a ir superponiendo capas, capas de gestos forzados, capas disimuladas, capas de deberes cumplidos, capas de niebla incrustada, bajas presiones ajenas. Sólo entonces me di cuenta de que hacía mucho rato que ya no pensaba en la película y que estaba sentada llorando, en el bordillo de un portal. No todos tenemos los Alpes a nuestro alcance. 

Nunca los hemos tenido.  

5 comentarios:

  1. Ha sido una grata sorpresa encontrar este blog y este artículo sobre una película que, no siendo maravillosa, es extraordinaria, al igual que el propio artículo, que se mueve tan bien entre la subjetividad, la filosofía y el paso del tiempo con todo su misterio y su apertura.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Independiente Transhumante y bienvenido a esta particular esquizofrenia cultural. Es una película única y envolvente que me tuvo varios días en vela. Había que compartir la desazón. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. Vi la película hace unos días y me atrapo eso que merodea en el personaje de Binoche durante la misma, para que cada uno saque sus conclusiones, certeras o no. Larga vida a la curiosidad

    ResponderEliminar
  3. me encanto tu comentario, y me encanto la pelicula todavia la sigo digiriendo,, tiene tantas capas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque entre nosotros y nosotros mismos la vida nos obliga a ir superponiendo capas, capas de gestos forzados, capas disimuladas, capas de deberes cumplidos, capas de niebla incrustada, bajas presiones ajenas.
      me llego profundo... por cierto soy Maria

      Eliminar